El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 11 Septiembre 2018 11:23

La Policía de Rancul secuestró dos ejemplares de jabalí y retuvo tres camionetas Destacado

La Policía de Rancul secuestró dos ejemplares de jabalí y  tres camionetas de cazadores en caminos vecinales de la zona rural. Se encontraban practicando la caza de estos ejemplares que se encuentra vedada desde el 31 de agosto y además no contaban con la documentación correspondiente.

En el transcurso del fin de semana, en el marco de los operativos rurales que se realizan en la zona rural, personal de la Comisaría Departamental de Rancul, interceptó el paso de tres camionetas que circulaban con jauría para la caza de jabalí (que está en veda),  y además no contaban con la documentación obligatoria.

El subcomisario Mauricio González informó a Zonal Noticias que se labraron infracciones a la ley 1194 de Conservación de la Fauna Silvestre “dado que no portaban con la correspondiente documentación para practicar la caza deportiva del jabalí".

Además recordó que la caza de jabalí se encuentra vedada.

 

El personal policial procedió a secuestrar dos ejemplares de jabalí e  inició una causa judicial con intervención de la Fiscalía de General Pico.

Recordemos que en la provincia, la caza  de jabalí estuvo habilitada desde el 1° de febrero hasta el 31 de agosto de 2018, permitiéndose la caza de hasta cuatro ejemplares por día y por cazador. Pero desde el 1º de septiembre se encuentra vedada.

 

Imputados

El jefe policial informó que cuatro personas quedaron imputadas en una causa por infracción a la Ley nacional 22421.

Además indicó que  como consecuencia de los patrullajes en la zona rural, las tres camionetas de los cazadores, quedaron secuestradas por practicar la caza de manera ilegal (En época de veda y sin la documentación obligatoria).

Según informó González, los cazadores procedían de Huinca Renancó, Eduardo Castex y otros eran de la localidad de Rancul.

 

Demorado

González informó también que el domingo a la madrugada, un joven  violentó un vidrio de un  auto que estaba estacionado en la calle.

A raíz de la rotura del vidrio, el damnificado dio aviso a la policía y a pesar que prefirió no radicar la denuncia, de oficio se lo demoró y tras recuperar su libertad, fue notificado a disposición de la Justicia.